Sin comentarios aún

Terapia y meditación, camino a la felicidad

Hace unos años leía de Alejandro Jodorowsky la importancia de que cada uno pudiera ofrecer algo gratuito para el beneficio de otras personas. Más allá del trueque u otros sistemas de comercio. Un simple dar. Él lo hace a través del Tarot que tira cada miércoles en un café de París, con la única petición de que los clientes de paguen escribiéndole imaginariamente y con el dedo “gracias” en la palma de sus manos. En mi caso comparto algo más humilde, lo que siento que puedo en función de mis posibilidades, y es la meditación.

No soy ningún maestro como para poder cobrar por las enseñanzas, ni puedo hacer talleres. Simplemente soy alguien que medita, practica la meditación desde hace algún tiempo y que me ha ayudado en mi proceso. Quienes más me han influenciado han sido Sogyal Rimpoche, Rafael Redondo y Claudio Naranjo. Hay mucho de ellos en cada práctica que ofrezco. Puedes revisar en esta misma página las fechas y el lugar del siguiente encuentro.Aquí comparto algunas ideas para quien quiera conocer un poco más sobre la meditación y los beneficios más que demostradas.

Pruebas científicas

La meditación ha sido probada por diversos estudios cientificos de prestigio. Hace poco se publicó en un editorial cultural sobre salud de El Mundo, un articulo con una gráfica muy elocuente sobre los beneficios directos de la meditación en el cerebro y sus beneficios:

Los beneficios de la meditacion en el cerebro, gráfico.

Los beneficios de la meditacion en el cerebro, gráfico.

Esta infografía demuestra el impacto beneficioso en el cerebro y el organismo por un largo periodo de tiempo de práctica. Pero los propios participantes me devuelven como tan sólo viniendo una vez por semana ya notan los beneficios. A veces me sorprende el enorme beneficio que la meditación tiene en nosotros.

“Aprender a meditar es el mejor regalo que puedes hacerte en esta vida. Pues sólo a través de la meditación puedes emprender el viaje hacia el descubrimiento de tu verdadera naturaleza y encontrar así la estabilidad y la confianza que necesitarás para vivir, y morir, bien. La meditación es el camino hacia la iluminación”
El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte
Sogyal Rimpoché

La felicidad no se nos enseña. Un niño, de forma natural es feliz. Pero lo que un bebé va viviendo ya desde el momento de la concepción, incluso en el vientre de la madre, le va condicionando. Todo lo vivido influye tanto en su carácter como en su estructura corporal, es decir, en su forma de relacionarse con el mundo y con él mismo. Por lo general, eso implica abandonar la esencia original para enfundarse en un traje hecho a la medida de nuestro entorno familiar y social. Adoptamos creencias y clichés de comportamiento que nos alejan de nosotros mismos con la intención de encajar, de que nos acepten y nos quieran, ya que el amor que nos dan es condicional “te quiero si eres así y no si eres de esta otra manera”.

La terapia ayuda de una forma muy importante a solucionar conflictos y encontrar lo que uno de verdad es. Pero sin la meditación no hay un proceso consolidado de crecimiento psicológico o psicoemocional. Es muy recomendable que la meditación acompañe a la terapia para que el paciente consiga un grado de integración profundo de lo vivido en consulta.

Uno podría esperar a que en pocas sesiones de terapia o de meditación alcance rapidamente un alto grado de conocimiento y felicidad. De no ser así, se siente defraudado y piensa si no será una estafa, que quizá eso no está hecho para él o ella, o incluso que una pastilla hará el trabajo más rápido.

¿No suena todo eso algo infantil? Si nos hemos pasado cada minuto de nuestra vida durante todos nuestros años con una mente distraída, demasiado preocupados del mundo exterior y olvidándonos de nosotros mismos y del otro… ¿no es normal que tanto el proceso terapeutico como el meditativo necesite de una práctica continuada y constante?

El propósito de la meditación es despertar en nosotros la naturaleza de la mente, y presentarnos a lo que somos realmente, nuestra consciencia pura e inmutable, que es la base de toda la vida y la muerte.

Meditar no es quedarse en blanco, ni dejarse llevar por los pensamientos divagando. Meditar es volver a casa. Si nos pasamos el dia con la mente anhelando un futuro mejor y añorando un pasado idealizado podríamos decir que estamos en cualquier lugar menos “aquí y ahora”. La meditación permite traerte al presente, traer la mente a casa. Una mente que creemos que lo es todo, pues hemos dado demasiado poder a nuestros pensamientos, pero no es así. Nosotros no somos nuestros pensamientos igual que tú no eres tu enfado.

La meditación es la manera de volver a nosotros mismos, el lugar donde poder experimentar y saborear nuestro ser completo, más allá de todos los patrones habituales. En la calma y el silencio de la meditación, vislumbramos y regresamos a esa profunda naturaleza interior a la que hace tanto tiempo perdimos de vista con tantas ocupaciones y distracciones de nuestras mentes.

Para aquellos que quieran saber más sobre la meditación, el capítulo 5 de El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte, de Sogyal Rimpoche (Ed. Urano) proporciona una introducción completa a la práctica de la meditación.

Investigación científica sobre la meditación

Vídeo de Sogyal Rimpoche “Lo que la meditación es realmente”. Doblado al español.

  • Textos y enlaces de esta página extraídos del sitio web de Rigpa España y del usuario de Youtube.

La meditación integrativa

Esta técnica se realiza después de lo que llamamos en psicoterapia un “insight”, es decir, cuando el paciente se ha hecho consciente de algo que permanecía oculto a su entendimiento. Ese insight, o “darse cuenta”, es de suma importancia en el proceso terapéutico. En ese momento no es necesario prolongar la sesión, si no dar espacio para que el paciente pueda integrar mejor y dar mayor calado a ese nuevo descubrimiento.

La ciencia de la compasión

Aunque el título de este vídeo no me gusta en absoluto, es otra vía de acercarse y comprender los beneficios de la meditación a través de esta entrevista de Eduard Punset a Matthieu Ricard:

Según el biólogo y monje budista Matthieu Ricard, la felicidad no es una sucesión interminable de placeres que terminan por agotamiento, sino una forma de ser. Y si es así, ¿no deberían nuestros hijos aprender en el colegio a ser felices? ¿No es acaso lo que desea cualquier madre o padre de hoy en día? Para permitir aflorar la compasión y la naturaleza buena que todo ser humano lleva dentro, la ciencia está descubriendo los beneficios de la meditación. Aprender a meditar puede ayudarnos a convivir con una mente más clara y más hábil a la hora de lidiar con las emociones negativas y fomentar las emociones positivas.

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

Latest posts by Manuel Cuesta (see all)

Publicar un comentario