Malas palabras

Sara Remiro recuerda esta cita de Miller que contextualizo: 

Su madre y su hermana eran frías, severas y estrictas. Versadas en un catolicismo acérrimo. Y él, siendo menor, no tenia opción de réplica sin que corriese el riesgo de ser terriblemente humillado. Pero siendo que el impulso de todos cuando sufrimos daño es defendernos, en ese contexto dice Alice Miller: 

“Todas esas palabras no dichas se quedaron atascadas en la garganta y en la cabeza de Nietzsche, y no es de extrañar que ya en la infancia, y sobretodo en su etapa escolar, sufriera continuamente intensas jaquecas, laringitis y trastornos reumáticos.

Todo lo que no podía articularse hacia el exterior permaneció en el cuerpo, obrando sus efectos en forma de constante tensión. Más tarde, el pensamiento crítico pudo dirigirse contra conceptos abstractos como la cultura, el cristianismo, el esnobismo, los valores burgueses. Ejerciendo estas críticas no corría peligro de matar a nadie (pues todo niño bien educado teme que sus malas palabras puedan matar a las personas a las que quiere).”

Alice Miller
La llave perdida

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)