Nobleza

Me caen bien.

La simbología de los escarabajos tanto en Egipto como en China es de un dios que renace de sí mismo. Dios que nace de sus propios deshechos. Aludiendo al escarabajo pelotero. También el símbolo del escarabajo se colocaba sobre los acusados o enfermos graves. Se colocaba sobre su corazón y se animaba a que hicieran las paces consigo mismos. En muchas culturas antiguas el corazón era donde residía la conciencia y la clave para el descanso eterno pasaba por el perdón a uno mismo, ya que en palabras del cristianismo antiguo, el budismo tibetano y otras tradiciones “Dios ya te ha perdonado porque no tiene nada que perdonar”. El escarabajo representa también la llegada a esta existencia. Como el Sol que renace una y otra vez desde la oscuridad. En China, en el Tratado de la Flor Dorada dice: “En la bola que hace rodar nace la vida, fruto de su esfuerzo indiviso de concentración”. Donde hace entender que la concentración del espíritu da lugar a la vida propia. Esa es la esencia de la práctica espiritual: florecer la vida en lo mundano.

A mí me gustan los movimientos más o menos lentos pero fuertes del escarabajo. Me parecen nobles.

Al cogerlos puedes sentir su fuerza en cada pata.

No desisten.

Cada quien con lo suyo.

Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)