Sin comentarios aún

El miedo y el amor

Cuando el miedo le gana la batalla al amor
y la razón se adueña de la vida,
mi corazón se apaga,
se entristece,
sangra de dolor.

Cuando contemplo el miedo
y me quedo atrapado
en la jaula voraz del pensamiento,
mi corazón mudo,
se oculta entre las sombras.

Cuando la mente toma el mando
la vida es sufrimiento.
Muero por dentro,
y mi cuerpo estalla en mil pedazos,
unidos sólo por el recuerdo que la vida es amor.

Si contemplo la vida,
la respiro,
la toco con mis manos,
con mi cuerpo,
camino por los bosques y prados,
por la orilla del mar o las montañas,
el amor se despierta
vestido de esperanza.

Y si miro a los ojos de un hermano,
de un amigo o un amante,
de un niño o un anciando, y puedo ver
más allá de su mirada,
siento la llama del amor
como brilla resplandeciente
más allá de mi piel.

El miedo y la razón,
que nublaron mi corazón,
como venenos del alma,
son ahora mis consejeros.

La vida se despierta,
la noche se hace día,
entonces recordamos quienes somos,
y habitamos la vida.

Nada se teme,
no hay soledad cuando uno se habita.

Siento el amor en todo lo que me rodea
vuelvo a casa,
que siempre estuvo llena.

  • Basado en el poema original de Antonio Pacheco publicado en el libro “Crecer en el amor”. Ed. La llave.
Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)

Publicar un comentario