Sin comentarios aún

Kenzaburo, Yukari e Hikari Oe; un amor especial

Esta historia está extraída del muro de @hombrerevenido en Twitter. La copio tal cual. Al final del texto dejo el enlace directo a su muro. La cuenta así de bien:

“Con esas orejas vas a tener que estudiar mucho para poder casarte”, fue el consejo realista que Kenzaburō recibió de su propia madre. Después, la vida le depararía 4 o 5 momentos importantes.
Dejadme que os los cuente:

El primero fue, por fuerza, el día en el que descubrió que iba a ser escritor. Con 23 años ganó el prestigioso premio Akutagawa, por su relato “La presa”. A los 25 se casó con Yukari Itami, el amor de su vida. En 1963 esperaban su primer hijo. Kenzaburō tenía entonces 28 años.

Todo se complica. El bebé nace con una hidrocefalia severa. Hay que extirparle un bulto enorme adherido a su cráneo. La operación es a vida o muerte. El pequeño Hikari sobrevive con secuelas irreversibles: Discapacidad intelectual, ceguera parcial, epilepsia y autismo.

Por aquel entonces, Kenzaburō hace un viaje a Hiroshima, al epicentro mismo del horror. Es la gente de allí la que acaba animándole a él, y no al revés. El niño no habla, no se comunica, no tiene interés por nada, apenas se mueve. Es una especie de flor preciosa (en palabras de sus padres). Yukari y Kenzaburō analizan cada gesto. Buscan algo.

Un día descubren que el niño reacciona levemente al escuchar cantar a los pájaros. Le traen un montón de discos de trinos. En ellos, se escucha el sonido de un ave y una locutora dice el nombre a continuación. El niño se entusiasma. Meses después, estando de de vacaciones, Kenzaburō sale a pasear con su hijo.

En el campo escuchan un gorjeo.
– Rascón – dice Hikari.
Lo es. Un rallus aquaticus

Su padre no da crédito. El niño ha reconocido al pájaro gracias a uno de los discos y ha tenido el deseo de decir el nombre. Es la primera vez que se comunica de forma verbal con su padre.Es capaz de reconocer y de imitar a cualquier pájaro. Y todos los días juega con sus padres a ese juego de adivinanzas en el que es imbatible.

Cuando descubre la música clásica vuelve a apasionarse.A los 11 años empieza a recibir lecciones de piano como parte de su terapia. Carece de coordinación física, toca con gran dificultad, sin embargo se concentra al máximo. Kumiko, su abnegada profesora, lo desafía a improvisar. Le pide que apunte en una partitura lo que vaya tocando por su cuenta. Pasa el tiempo e Hikari le trae algo escrito.

La maestra lo toca, sonríe e imagina que es una transcripción de Mozart o Chopin. Pero no. Es suyo. Es una composición propia. El joven silencioso ha abierto su alma gracias a la música.

Empieza a ser un adulto capaz de expresarse y de aprender otros conceptos relacionándolos con la música. El primer CD grabado por Hikari Ōe recopilaba 25 piezas cortas para piano. Salió al mercado en 1992 y vendió 80.000 copias.

En todo ese tiempo del crecimiento de Hikari, Kenzaburō Ōe escribió y escribió. Sobre Hiroshima, sobre la pérdida y la culpa, sobre el futuro, pero sobre todo sobre su hijo. Todo este derroche de verdad le valió un viaje en el que tuvo que vestirse de gala para estrechar la mano de un rey sueco. Porque en 1994, Kenzaburō Ōe recibió el premio Nobel de literatura.

Cuatro años más tarde inmortaliza su historia en este libro.


En el que también brillan las acuarelas de su mujer, Yukari. Y dentro de su sus vidas excepcionales, su mayor triunfo es que han alcanzado una compenetración y una complicidad maravillosa.

Y hoy en día, el jardín de la familia está repleto de casitas y comederos para pájaros. Su canto es el recuerdo de aquel enorme descubrimiento.

Y acabo con este haiku de Borges:

Lejos un trino.
El ruiseñor no sabe
que te consuela.

FIN

 

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

Otros textos de interés

Me invento para que me quieras
veces leido 922
Gran parte de nuestro sufrimiento viene de la necesidad de cariño, de afecto y aceptación que deseábamos de nuestros padres y no recibimos o no nos supieron dar. Lo hicieron lo mejor que pudieron? Seguramente, pero no por ello nuestra herida es me...
La invitación, una declaración de amor
veces leido 878
Hace pocos días recibí de Carolina Vázquez  un texto de un anciano indio y que compartí en una sesión de terapia recientemente. Al paciente que recibía esa sesión le gustó tanto que me sugirió que ese texto, y la parte que yo añadí, lo compartiera co...
¿Porqué sufrimos?
veces leido 624
Hace años, cuando antes de formarme empecé a hacer mi propia terapia, mi terapeuta me explicó en la segunda o tercera sesión un cuento. Con el paso del tiempo he ido adaptando ese cuento en mi memoria. Cuando lo escuché reconozco no comprender bien l...
Monogamia secuencial, comentario al artículo de Jo...
veces leido 2397
Del artículo de Joan Garriga en "Inteligencia Emocional" Al parecer nos toca vivir tiempos caóticos y creativos, originales e inciertos, turbulentos y esperanzados, para vivir nuestro amor en pareja. Algunos estudiosos han acuñado el concepto de “mo...
El miedo y el amor
veces leido 564
Cuando el miedo le gana la batalla al amor y la razón se adueña de la vida, mi corazón se apaga, se entristece, sangra de dolor. Cuando contemplo el miedo y me quedo atrapado en la jaula voraz del pensamiento, mi corazón mudo, se oculta entre las so...

Publicar un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.