Colaborar entre todos

No fue lo mismo preparame para 3 meses confinado en casa que para 2 años. A mi me resultó más dificil el desconfinamiento, quizá porque marco era más impreciso. Y me está pasando algo similar desde hace meses. Me doy cuenta que tengo que cambiar la mentalidad de que en diciembre o mayo esto volverá a lo de antes. Y no va a ser así. Quizá sea a finales de 2021. Quién sabe. 

Cuando se decía que esos 3 meses de parón seria una renovación de la sociedad, que seria un reset para el planeta, etc. creo que podían más las ganas y la ilusión de que asi fuera (y una actitud bastante acomodaticia y algo infantil) que una posibilidad real. Cualquier transformación que no sea puro maquillaje lleva muchos años y un trabajo de desestructuración profunda, requiere de esfuerzo, dedicación, y tiempo. 

En estos meses y años que tenemos por delante creo que deberemos trabajar juntos y en colaboración. Que nos va a tocar aprender eso. 

Es insostenible seguir con la tensión, el miedo y la desconfianza. Y un sistema orientado a ser productivos y hacia el consumo no entiende de parones. España, además, viene de haberse quedado seca, con una deuda enorme ilegítima, con recortes sanitarios y educativos durante años, con un saqueo de las pensiones… y nos encontramos con la mayor crisis en 80 años. No tenemos los recursos de otros países. Dejemos de compararnos de forma simplista.

Lo que hay es esto: una pandemia mundial, que afecta a unos mucho más que a otros, que los gobiernos de todas las ideologías la están sufriendo sin saber bien cómo atenderla. Pero que según la ideología con la que nos gobiernen o sufriremos todos un poco más por igual o el sufrimiento se lo llevarán las clases bajas, como ha sido hasta ahora. 

Y creo que igual de importante es que los barrios, las comunidades, las organizaciones de vecinos, deben reaparecer con más fuerza para trabajar donde no llegue el estado. Son lógicas las resistencias, las negaciones, y la frustración. Pero es lo que hay. Y nos toca trabajar para que el impacto sea el menor posible, tanto económico, social y ecológico como psicológico y emocional. 

Volviendo al inicio, a mí me ayuda pensar que es algo de largo recorrido y no ponerme metas a corto plazo, ni fechas, ni grandes cambios o decisiones. Porque no es real y me lleva a estar frustrándome todo el tiempo, a tener que revisar cada decisión tomada. 

Y pienso la importancia de dedicar tiempo, como algo necesario que incluir en lo cotidiano: porque necesitamos saber de nuestro lugar en la sociedad y ser útiles. Esto es muy importante. Ver cómo podemos colaborar entre todos, qué poder aportar cada quien a este momento. Real, en la calle, tangible, en el dia a día. Eso. 

Ilustración de Geoff McFetridge

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)