Belleza

Acabo de hacer esta foto. Estoy en un sitio donde si miro para arriba veo esto. Una persona a mi lado explica que hace unos años se fue con su pareja a la playa a dormir bajo las estrellas y que ante tal inmensidad se sintió tan pequeño y desbordado que se tuvo que ir a los pocos minutos, asustado. Quizá esta sensación esté más cerca de Dios que si no te pasara nada. Se ve que Lorca no podía soportar la belleza de la Sagrada Familia de Gaudí cuando la visitó por primera vez. La belleza tiene eso, que te lleva más allá de lo que uno cree que es. Y duele, claro. Por la falta de costumbre y por lo arraigada que tenemos la identidad de un ser bastante pobre que no se corresponde que lo que somos en realidad.

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)