Sin comentarios aún

Un verdadero maestro

Un maestro no tiene aristas, no esconde nada. Al verle te Ves. Cuando te ve, te Ves. Él ya está en ti. Cuando te des la vuelta te seguirá viendo, pues siempre te ve. Hay maestros persona, hay maestros animal y hay maestros cosa. Hay cosas con conciencia de cosa. Esa conciencia es lo que hace al maestro. El maestro es conciencia. El maestro no puede nada. El maestro solo es sangre y huesos, como tú. Es la conciencia la que despierta tu conciencia. Una conciencia que se reconoce a si misma. El maestro es como un cuenco que trae el agua.

Agradecer al maestro sí, pero poner al maestro por encima de ti es estúpido y peligroso. Es la conciencia la que abre el camino. Sólo si la admiración es con y a la conciencia no te empequeñece. Urge salir de la mirada infantil hacia el maestro. Desde ahí le desprecias y te desprecias. Dar el salto, atreverse, a ser su igual. Ese debería ser tu compromiso con el maestro. Acepta el temblor que te produce salir de su proteccion. Suelta el juego infantil. Crece. Si el maestro te ama, vivirá con alegría tu partir.

Un falso maestro buscará tu adoración, condicionará su amor a tu devoción, generará dependencia, te pondrá a competir con tus hermanos, y gozará de tus halagos. Esos falsos maestros te quieren pequeño. Darán su amor con cuentagotas. Vivirás confuso entre el temor y el deseo. No habrá paz en tu corazón esperando su aprobación. Es el dios juzgador e iracundo que las tradiciones occidentales han impuesto durante siglos. Es el mal padre. Eso ya es caduco. Es otro momento de la historia. Una transición imparable. El patriarcado ha muerto.

Decía el Buda:
“No creas en algo simplemente porque ha sido transmitido por muchas generaciones. No creas en nada simplemente porque ha sido dicho y rumoreado por muchos. No creas en nada simplemente porque esta escrito en las Sagradas Escrituras. No creas en nada meramente por la autoridad de maestros, mayores u hombres sabios. Cree solamente después de cuidadosa observación y análisis, cuando encuentres que concuerda con la razón y que conduce a lo bueno y al beneficio de uno y todos. Entonces acéptalo y vive según ello”.

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

RelatedPost

Publicar un comentario