La teoría paradójica del cambio; principios de la terapia gestalt por el Dr. Arnold Beisser

Aunque breve, la “Teoría paradójica del cambio” es, fuera de los trabajos de Frederick Perls, el artículo mencionado con más frecuencia en el cuerpo de la literatura sobre terapia Gestalt. Escrito en 1970, apareció originalmente en “Fagan and Shepherd’s Gestalt Therapy Now”, una publicación de “The Gestalt Journal Press”.

Arnold Beisser

Arnold Beisser fue profesor de Psiquiatría en la Universidad de California, Los Ángeles. Fue alumno de Fritz Perls, el fundador de la terapia Gestalt. A la edad de 25 años, Beisser enfermó gravemente de polio y quedó casi completamente paralizado. Su obra más famosa es el libro ¿Por qué necesito alas? Un terapeuta Gestalt considera su vida como un paralítico (título original: Flying without Wings). En él, Beisser describe cómo trata de lidiar con esta mella profunda en su biografía.
La llamada “paradoja del cambio” de Arnold R. Beisser se convirtió en uno de los mensajes clave más importantes de la terapia Gestalt.

La paradoja del cambio

“Durante casi medio siglo, la mayor parte de su vida profesional, Frederick Perls estuvo en conflicto con los establecimientos psiquiátricos y psicológicos. Trabajó inflexiblemente en su propia dirección, lo que a menudo involucraba peleas con representantes de puntos de vista más convencionales. En los últimos años, sin embargo, Perls y su terapia Gestalt han llegado a encontrar armonía con un segmento cada vez más amplio de la teoría de la salud mental y la práctica profesional. El cambio que ha tenido lugar no se debe a que Perls haya modificado su posición, aunque su trabajo ha sufrido alguna transformación, sino porque las tendencias y conceptos del campo se han acercado a él y su trabajo.

El propio conflicto de Perls con el orden existente contiene las semillas de su teoría del cambio. Él no delineó explícitamente esta teoría del cambio, pero subyace en gran parte de su trabajo y está implícito en la práctica de las técnicas Gestalt. Lo llamaré la teoría paradójica del cambio, por razones que se volverán obvias. En pocas palabras, es esto:

el cambio ocurre cuando uno se convierte en lo que es, no cuando trata de convertirse en lo que no es.

El cambio no tiene lugar a través de un intento coercitivo por parte del individuo o de otra persona para cambiarlo, sino que se lleva a cabo si uno se toma el tiempo y el esfuerzo para ser lo que es: invertir completamente en sus puestos actuales. Al rechazar el rol del agente de cambio, hacemos posible un cambio significativo y ordenado.

El terapeuta gestáltico rechaza el papel de “cambiante”, ya que su estrategia es alentar, incluso insistir, a que el paciente esté donde está y lo que es. Él cree que el cambio no se produce por “intento”, coacción o persuasión, ni por perspicacia, interpretación ni por ningún otro medio. Más bien, el cambio puede ocurrir cuando el paciente abandona, al menos por el momento, lo que le gustaría llegar a ser e intenta ser lo que es. La premisa es que uno debe pararse en un lugar para tener un pie firme para moverse y que es difícil o imposible moverse sin esa base.

La persona que busca el cambio al llegar a la terapia está en conflicto con al menos dos facciones intrapsíquicas enfrentadas.

Se mueve constantemente entre lo que “debería ser” y lo que cree que es “nunca”, y nunca se identifica completamente con ninguno de los dos.

El terapeuta gestáltico le pide a la persona que se dedique por completo a sus funciones, una a la vez. Cualquiera que sea el rol con el que comienza, el paciente cambia rápidamente a otro. El terapeuta Gestalt simplemente pregunta que él sea lo que es en este momento.

El paciente acude al terapeuta porque desea cambiarse. Muchas terapias aceptan esto como un objetivo legítimo y se proponen a través de diversos medios para tratar de cambiarlo, estableciendo lo que Perls llama la dicotomía “topdog / under-dog”. Un terapeuta que busca ayudar a un paciente ha dejado la posición igualitaria y se ha convertido en el experto conocedor, con el paciente interpretando a la persona indefensa, pero su objetivo es que él y el paciente se conviertan en iguales. El terapeuta Gestalt cree que la dicotomía topdog / under-dog ya existe dentro del paciente, con una parte tratando de cambiar la otra, y que el terapeuta debe evitar quedarse bloqueado en uno de estos roles. Intenta evitar esta trampa alentando al paciente a aceptar a ambos, uno a la vez, como propios.

El terapeuta analítico, por el contrario, usa dispositivos como los sueños, las asociaciones libres, la transferencia y la interpretación para lograr una visión que, a su vez, puede conducir al cambio. El terapeuta conductista recompensa o castiga el comportamiento para modificarlo. El terapeuta Gestalt cree en alentar al paciente a entrar y convertirse en lo que sea que esté experimentando en este momento. Él cree, como decía Proust, que

“Para sanar a un sufrimiento uno debe experimentarlo plenamente”.

El terapeuta gestáltico además cree que el estado natural del hombre es como un ser único y completo, no fragmentado en dos o más partes opuestas. En el estado natural, hay un cambio constante basado en la transacción dinámica entre el yo y el entorno.

Kardiner ha observado que al desarrollar su teoría estructural de los mecanismos de defensa, Freud cambió los procesos en estructuras (por ejemplo, negando a la negación). Las opiniones del terapeuta Gestalt cambian como una posibilidad cuando ocurre lo contrario, es decir, cuando las estructuras se transforman en procesos. Cuando esto ocurre, uno está abierto al intercambio de ser un participante activo con su entorno y no mantener el conflicto con él.

Si se enajenan, los yoes fragmentarios en un individuo adquieren roles separados y compartimentados. El terapeuta gestáltico fomenta la comunicación entre los roles; él puede pedirles que hablen entre ellos. Si el paciente se opone a esto o indica un bloqueo, el terapeuta le pide que simplemente se dedique por completo a la objeción o al bloqueo. La experiencia ha demostrado que cuando el paciente se identifica con los fragmentos alienados, la integración ocurre.

Por tanto, sólo al ser lo que uno es, completamente, uno puede convertirse en otra cosa.

El terapeuta en si mismo, es alguien que no busca el cambio, sino que solo busca ser quien es. Los esfuerzos del paciente por adaptar al terapeuta a uno de sus estereotipos de personas, como un ayudante o un perro lazarillo, crean conflictos entre ellos. El punto final se alcanza cuando cada uno puede ser él mismo mientras mantiene contacto íntimo con el otro. El terapeuta también se ve impulsado a cambiar a medida que busca ser él mismo con otra persona. Este tipo de interacción mutua conduce a la posibilidad de que un terapeuta sea más efectivo cuando cambia más, ya que cuando esté abierto a los cambios, es probable que tenga el mayor impacto en su paciente.

¿Qué ha sucedido en los últimos cincuenta años para hacer que esta teoría del cambio, implícita en el trabajo de Perls, sea aceptable, actual y valiosa? Las suposiciones de Perls no han cambiado, pero la sociedad sí. Por primera vez en la historia de la humanidad, el hombre se encuentra en una posición en la que, en lugar de tener que adaptarse a un orden existente, debe ser capaz de adaptarse a una serie de órdenes cambiantes. Por primera vez en la historia de la humanidad, la duración de la vida individual es mayor que el tiempo necesario para que se produzca un cambio social y cultural importante. Además, la rapidez con que ocurre este cambio se está acelerando.

Las terapias que se dirigen exclusivamente al pasado biográfico del paciente lo hacen bajo la suposición de que si un individuo resuelve de una vez los problemas en torno a situaciones traumáticas pasadas (generalmente en la infancia o niñez), estará preparado definitivamente para tratar con el mundo; porque el mundo se considera un orden estable. Hoy, sin embargo, el problema se convierte en discernir dónde se encuentra uno en relación con una sociedad cambiante.

Confrontado con un sistema pluralista, multifacético y cambiante, el individuo se deja a sus propios recursos para encontrar estabilidad. Debe hacer esto a través de un enfoque que le permita moverse de forma dinámica y flexible con los tiempos mientras mantiene un giroscopio central para guiarlo. Ya no puede hacer esto con ideologías que se vuelven obsoletas, pero debe hacerlo con una teoría del cambio, ya sea explícita o implícita.

El objetivo de la terapia no es tanto desarrollar un carácter bueno y fijo, sino también poder avanzar con los tiempos conservando cierta estabilidad individual.

Además del cambio social, que ha alineado las necesidades contemporáneas con su teoría del cambio, la obstinación y la falta de voluntad de Perls para ser lo que no le permitía estar listo para la sociedad cuando estaba listo para él. Perls tenía que ser lo que era a pesar de, o tal vez debido a, la oposición de la sociedad. Sin embargo, en su propia vida se ha integrado con muchas de las fuerzas profesionales en su campo de la misma manera que el individuo puede integrarse con partes enajenadas de sí mismo a través de una terapia efectiva.

El campo de preocupación en la psiquiatría ahora se ha expandido más allá del individuo, ya que se ha hecho evidente que el tema más crucial que tenemos ante nosotros es el desarrollo de una sociedad que apoye al individuo en su individualidad.

Creo que la misma teoría del cambio esbozada aquí también es aplicable a los sistemas sociales, que el cambio ordenado dentro de los sistemas sociales va en la dirección de la integración y el holismo; Además, el agente de cambio social tiene como función principal “trabajar con y en una organización para que pueda cambiar de manera coherente con el equilibrio dinámico cambiante tanto dentro como fuera de la organización”. Esto requiere que el sistema se vuelva consciente de fragmentos alienados dentro y fuera de modo que pueda llevarlos a las principales actividades funcionales mediante procesos similares a la identificación en el individuo. Primero, hay una conciencia dentro del sistema de que existe un fragmento enajenado; luego, ese fragmento se acepta como una consecuencia legítima de una necesidad funcional que luego se moviliza explícita y deliberadamente y se le otorga el poder de operar como una fuerza explícita. Esto a su vez conduce a la comunicación con otros subsistemas y facilita un desarrollo integrado y armonioso de todo el sistema.

Con el cambio acelerado a un ritmo exponencial, es crucial para la supervivencia de la humanidad que se encuentre un método ordenado de cambio social.

La teoría del cambio aquí propuesta tiene sus raíces en la psicoterapia. Fue desarrollado como resultado de relaciones terapéuticas. Pero se propone que los mismos principios son relevantes para el cambio social, que…

el proceso de cambio individual no es más que un microcosmos del proceso de cambio social.

Los elementos disidentes, no integrados y en guerra representan una gran amenaza para la sociedad, al igual que para el individuo. La compartimentación de ancianos, jóvenes, ricos, pobres, negros, blancos, académicos, militares, etc., cada uno separado de los demás por brechas generacionales, geográficas, de odio o sociales, es una amenaza para la supervivencia de la humanidad. Debemos encontrar maneras de relacionar estos fragmentos compartimentados entre sí como niveles de un sistema de sistemas participativo e integrado.
La teoría paradójica del cambio social aquí propuesta se basa en las estrategias desarrolladas por Perls en su terapia Gestalt. Son aplicables, a juicio de este autor, a la organización comunitaria, el desarrollo comunitario y otros procesos de cambio consistentes con el marco político democrático.”

Dr. Arnold Beisser

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

Latest posts by Manuel Cuesta (see all)

Los comentarios están cerrados.