La función política del terapeuta

Todo terapeuta tiene una función política, que puede actuarla o ignorarla. Esta es una responsabilidad de esas intrínsecas al oficio. Porque los tiempos donde la mirada no iba más allá del yo han pasado. Me dice un político con cargo nacional:

“Con la enfermedad he aprendido a respetar mucho la psicología y a despreciar más la autoayuda. Tendríamos que reivindicarlo más para generar sociedades más maduras y ciudadanos emocionalmente más fuertes.”

No todos los políticos ni todos los partidos son iguales. Y que los ciudadanos piensen que sí lo son es una pretensión de quienes quieren que haya una única voz, tergiversando el mensaje y manipulando la información. Nunca había sido tan importante trabajar por discernir lo que es cierto de lo que no. Porque nunca había sido tan fácil mentir y engañarnos a través de tantos medios. Y porque, en nuestra cultura, la relación con el padre es suficientemente deficiente como para no saber distinguir cuándo la autoridad daña o acompaña. 

Esta tarea es muy similar a la que hacemos en consulta. No podemos pretender que conocemos el medio de forma objetiva. La percepción del medio está ligada a la percepción de sí.

Ilustración de Frank Moth

Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)