Sin comentarios aún

Compasión en el camino

De nada sirve una confrontación o un gesto amable si no nace de la compasión en fondo y forma.

Cada vez que decimos frases similares a “me gustaría ser tal cosa o tal otra”, “me gustaría no estar así”, “cuando acabe esta formación o este proceso entonces si estaré mejor”… en ese momento te niegas, te rechazas, te desprecias. Simplemente no hay compasión para uno mismo cuando esto pasa. Y lo mismo para las emociones, mientras que unos reprimen la rabia, otros reprimimos la alegría. No es diferente. No nos dejamos tranquilos. Buscamos encajar en un molde lejos de lo espontáneo y lo verdaderamente necesario para nosotros. Es una lucha interna continua, ciega, automática y agotadora. Dejarse tranquilo (sin ser autoindulgente) es un gesto enorme de compasión hacia uno mismo.

Entonces el proceso de discriminación (ver que es real y que es ilusorio) se vuelve tan natural como ver un árbol soltando sus hojas secas en la llegada del otoño.

Por eso, huye de cualquier terapia, libro o consejo que niegue o juzgue cualquier aspecto de ti mismo, pues sólo acarreará más culpa, exigencia y peso a tu máscara. En todas las tradiciones se nombra una y otra vez como la lucha con el ego es infructuosa. Cuanto más se lucha contra él más fuerte se hace. Eso no quita las bajadas al infierno. Encontrarnos es un largo camino. Y el olvido empezó hace mucho.

Después de rendirse el héroe se ilumina.

Ser compasivos con nosotros mismos en todo momento, a cada instante renovar el compromiso de una bondad inquebrantable en nosotros mismos. En lugar de poner una depuradora de aguas en nuestra boca, encontrar el manantial interior.

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

Otros textos de interés

Amor y dolor se pertenecen
veces leido 1198
A menudo, sin darnos cuenta, pasamos nuestra vida tratando de evitar un dolor o situación fantasiosa en la que creemos que vamos a sufrir. Nuestra vida se basa en eso. Creamos estructuras, creencias y corazas que no nos dejan sentir. Cada vez eso nos...
Los mensajes motivadores de Facebook: el rechazo o...
veces leido 2160
Veo en Facebook muchos consejos del tipo “ni un paso atrás”, “siempre hacia tus objetivos”, “conquista tu felicidad!”, luego miro a los maestros y a la gente que vive a gusto, en calma, y ellos simplemente ESTÁN. Ni luchan, ni persiguen, ni rechazan,...
Haiku, Hilo, Cometa
veces leido 1981
El hilo de la cometa, invisible en el cielo, en el dedo, visible. Shiki
Son tiempos que piden templanza
veces leido 740
Son tiempos para la templanza y la firmeza. Para sostener y caminar acompasando cabeza, corazon e instinto. Son tiempos que exigen flexibilidad, soltar preceptos e ideas fijas, pues todas ellas estarán contaminadas. Es momento de huir de las prisas y...
Anorexia espiritual
veces leido 663
A raíz de un artículo sobre introducir yoga en las escuelas de primaria, La Vanguardia propone una encuesta sobre este tema y me sirve como excusa para tratar un tema que tengo pendiente desde hace tiempo: la anorexia espiritual. Hay varios conceptos...

Publicar un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.