La terapia dentro de la psicologia humanista busca no sólo resolver los posibles conflictos actuales del paciente, sino también buscar el origen de los mismos, para sanar lo que llamamos la "herida inicial" y evitar que vuelvan a repetirse cíclicamente las mismas situaciones de sufrimiento o de conflicto.

Igual que en el mito de la Torre de Babel (imagen superior), muchos de los conflictos se producen por una falta de comunicación interna, donde lo que uno quiere, lo que desea y lo que uno necesita hablan lenguajes distintos. Cuerpo, corazón y mente entran en conflicto generando dudas, contradicciones...

Es imposible aprender a escuchar bien al otro si uno no sabe escucharse a si mismo o, en cualquier caso, sin una buena escucha interna, lo más frecuente será el conflicto o la insatisfacción.

Mi trabajo tiene un enfoque emocional y corporal. Está comprobado que toda sensación emocional o de pensamiento se ve reflejada físicamente; por lo tanto nuestro propio cuerpo es un mapa clarificador de nuestra situación emocional y de nuestro carácter. Más que "nuestro" cuerpo es llegar a considerarnos cuerpo, un todo. Pues no es mi cuerpo el que está cansado, yo estoy cansado y lo puedo reconocer desde las sensaciones corporales. Esa dualidad, esa separación, tambien es sintoma de una falta de escucha, de un no reconocer bien lo que me pasa y, desde ahí, tendré dificultades para poder escoger la mejor solución.

Terapeuta con consulta en Barcelona y tambien por Skype. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduzco grupos de terapia y talleres de formación, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Soy instructor de meditación budista tibetana, y colaborador/docente en varios centros como Espai Gestalt y del Espai TCI; Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman donde llevo el grupo anual de Hombres en Movimiento; y del Instituto Hoffman. Dirijo Paziencia, espacio de terapia y formación, desde 2011. Lo abrí en Tarragona en 2011 y en 2015 años me trasladé a Barcelona.

Manuel Cuesta Duarte

Soy Manuel Cuesta Duarte, así, con los dos apellidos. Pues es una forma simbólica de integrar mi familia materna y paterna, nacido en Barcelona y con raíces Aragonesas, Madrileñas y Manchegas. Pues como dice un dicho de los indios del norte de América "quien no abraza su pasado no tiene futuro". Nuestro pasado, nuestra historia es nuestro legado, nuestro patrimonio, y también es en muchos sentidos nuestra cárcel, cuando no se supera, no se sana, no se transforma o no somos capaces de ponerlo a nuestro servicio, y al servicio del presente, del momento. Los miedos, la rigidez de nuestra forma de actuar, da buena fe de ello.

Manuel Cuesta Duarte, Terapeuta en Barcelona

No soy psicólogo, soy terapeuta. En el momento de escribir estas líneas (2016), han pasado más de 13 años que empecé en el mundo de la psicoterapia personal, primero como paciente y posteriormente añadiendo la vertiente profesional (añadir porque uno que se dedique con honestidad a esto de acompañar a personas nunca debería dejar de ser paciente). Creo con firmeza que un terapeuta necesita realizar su propio proceso personal de crecimiento a fin de poder empatizar de forma profunda con sus pacientes. Y que es desde ahí, que la trasnformación, que el proceso, puede darse.

Consiste en crear un espacio progresivo de vínculo con el terapeuta. El terapeuta ejerce un papel doble objetivo/subjetivo, de espejo, y se convierte en un acompañante para tu proceso personal. Se dice que a lo largo de nuestra vida nos enfermamos en relación y es en relación que nos sanamos. La relación con el terapeuta es importante, para ir, poco a poco, tomando conciencia de los aspectos que no somos capaces de ver por nosotros mismos y que nos afectan en nuestro comportamiento cotidiano. La función del terapeuta no será la de aconsejar, situarse detrás de una mesa, aconsejando qué hacer, sino entrando en la relación con el paciente, descubrir juntos cuáles son las incongruencias del discurso, experimentar y probar alternativas a los hábitos conocidos que por más que se repiten no aportan nada nuevo, asumir la responsabilidad de la situación, alcanzar espacios de madurez emocional, sensibilizarse frente a lo que muchas veces ignoramos o no sabemos cómo atender, etc.

La terapia gestalt

La terapia gestalt es una terapia perteneciente a la rama humanista de la psicología dirigida no solo a enfermos sino también al desarrollo humano. Permite trabajar lo que llamamos el "ciclo de las necesidades". Se ayuda a que el paciente pueda reconocer sus carencias y desvíos energéticos y pueda completar el ciclo. La terapia gestalt se sostiene en 3 principios basicos: el "aqui y ahora", la toma de responsabildiad y la toma de conciencia.

Leer más 

La terapia corporal integrativa hace especial hincapié en el cuerpo, sus reacciones, dolencias, estructuras y corazas caractereológicas, psicosomatizaciones, etc. La TCI entiende que el cuerpo es el primer receptor del sufrimiento, cualquier trauma o emoción queda anclada en él y es, por tanto, mapa fiel de nuestro estilo de vida y de los conflictos no resueltos. A partir del trabajo con el cuerpo y de los desbloqueos energéticos, se liberan emociones que pueden reconducirse a través del trabajo terapéutico.

Somatizaciones, los mensajes del cuerpo.

Nuestros problemas, miedos y preocupaciones se reflejan en nuestro cuerpo. A veces a través de dolores y enfermedades podemos encontrar el mal interno o la situación no resuelta. Por ejemplo:

  • La mandíbula apretada puede tener que ver con rabia contenida y provocar mal de encías: encías sangrantes, hipersensibilidad, bruxismo... Tambien sufren aquellas personas que aprendieron a callar, a no expresar lo que sienten y, de forma automática, apretan la mandíbula.
  • Anginas y dolor de garganta pueden tener relación con emociones no expresadas a los padres o entorno familiar.
  • Problemas estomacales y digestiones pesadas se relacionan con angustia, nervios y miedo.
  • Dolores de espalda y cuello, hombros cargados, dolor cervical, espalda anestesiada, etc. pueden tener relación con ira contenida.

Existen muchos síntomas que son indicadores de problemas emocionales pendientes tales como la sinusitis, tiroides, cefaleas, ciática, problemas de la vista, etc... Esto no exhime en absoluto de una atención médica adecuada, es una cuestión que complementa la conciencia de lo que está ocurriendo.

Por lo general la medicina ortodoxa busca la eliminación de estos síntomas. Esto puede de gran ayuda y muy necesario en muchas circunstancias. Pero cuando se repiten los síntomas vale la pena, además (y no sólo) poner  una atención más amplia a lo que ocurre y qué hacemos con lo que ocurre. Los síntomas pueden no desaparecer si no se encuentra el verdadero problema que los causa. Los síntomas pueden considerarse como mensajeros, no (sólo) algo a eliminar. El cuerpo expresa de muchas formas males o carencias emocionales. Es lo que se suele llamar somatización. Esto se refleja no sólo en dolencias o enfermedades sino también en la postura corporal, en las tensiones de diferentes partes del cuerpo, en la rigidez o elasticidad de los músculos y, por tanto, afecta de forma global en cómo nos sentimos dentro de nuestra propia piel y cómo nos relacionamos con el medio.

Leer más 

A continuación, copio los testimonios de algunos pacientes. Les solicité en su momento si deseaban poder compartir parte de su proceso, con sus propias palabras y de forma anónima, con otras personas que pudieran visitar esta página web. A ellos les doy las gracias por su generosidad.

Lo que les motivó a entrar en terapia ha sido muy variado, desde problemas de pareja, complejos, inseguridades o simplemente el anhelo de buscar una guía y un desarrollo interior.

"Hola he venido porque estoy teniendo una crisis de pareja y porque tengo la sensación de llevar toda la vida dando tumbos."

Así me presenté en la primera sesión de terapia hace cerca de un año. Han sido unos meses de aprendizaje a ritmo vertiginoso. A día de hoy estoy separada, tengo una hija que es mi gran maestra y yo he encontrado mi sitio por fin. He vivido un proceso muy intenso y agradezco a la vida que me hayas acompañado. Me has mostrado las herramientas necesarias para partir yo sola. Además nunca percibí un trato terapeuta-paciente sino persona-persona, cosa que agradezco pues hay veces que se sufre mucho en las sesiones.

"Hola soy **(nombre)**, soy mujer y acabo de empezar una nueva vida, MI VIDA."
Gracias, Manuel.

Testimonio de terapia individual.
Tras 14 meses de terapia

Leer más 

 

Un rato en el camino

Mi trabajo será el de acompañar ese proceso que el paciente inicia, ver hasta donde nos lleva, ya que es un misterio en si mismo. Compartiremos un rato del camino.

Solicitar consulta

Esta terapia no sólo está dirigida a personas con patologías, sino también a personas en crisis, de esas en las que todsos entramos y la sociedad actual, nuestra cultura, intenta cubrir o mirar para otro lado, pero que son momentos onde necesitamos acompañamiento. También está orientada a personas con dificultades para enfrentarse a problemas existenciales, conflictos familiares o de pareja y a toda persona que esté buscando una mejor calidad de vida. Trabajo con compañeros profesionales con quienes apoyar el proceso en el caso de que sea necesario y en quien derivar para acompañar situaciones específicas que lo requieran. Con psiquiatria para situaciones donde sea necesario diagnóstico y medicación que permita el trabajo terapeutico; Trastornos de la Conducta Alimentaria, para personas que muestren esos síntomas; Duelo y procesos de pérdida, etc.

Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar al 668881268 o utilizar el formulario para ponerte en contacto conmigo.