Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipi Suspend isse ultrices hendrerit nunc vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit venenatis.

Amazing home presentations Creating and building brands

Projects Gallery

Buscar
  • Todos
  • Artículos
  • Breves
  • Destacados
  • Podcasts
  • Vídeos

Dependencia, esclavos emocionales

Quiero ilustrar este tema con un cuento que, si no recuerdo mal, Alejandro Jodorowsky publicó en uno de sus libros de recopilación de relatos, enseñanzas y sabiduría oriental:

Un sencillo maestro de un pueblo, de mediana edad, daba clases de filosofía. Sus ideas no eran profundas y su comprensión de la materia era simple. Nadie le tenía por un erudito y ninguno de sus maestros le destacaba por sus habilidades. Un año, pasado el verano, decidió dejarse barba. A los pocos mesessu barba era tupida. No paró atención en ello hasta que percibió cómo sus alumnos empezaban a prestarle más interés en sus clases. Por la calle las gentes le paraban y le pedían consejo. Algunos de sus maestros incluso empezaron a nombrarle y darle cuenta de sus ideas. «Que barba, que imagen tan solemne!» decían algunas gentes cuando le veían pasar. Incluso empezaron a visitarle gentes de los pueblos vecinos anticipando su sabiduría ante tal imagen.
Pasaron los años y su barba fue creciendo, así como su reputación. Sus consejos no eran especialmente sabios y, en muchas ocasiones, sus teorías se contradecían. Tanto fue creciendo la barba, que para no pisarsela, se cortó los pies.

La dependencia es

¿Porqué sufrimos?

Hace años, cuando antes de formarme empecé a hacer mi propia terapia, mi terapeuta me explicó en la segunda o tercera sesión un cuento. Con el paso del tiempo he ido adaptando ese cuento en mi memoria. Cuando lo escuché reconozco no comprender bien lo que me quería decir. Tenía que ver con mi momento personal y me dió fuerza y esperanza, pero sobre todo, con el paso de los años, he entendido que ante todo lo que transmite es la humildad de reconocer lo pequeños que somos ante el paso del tiempo y que la vida tiene un curso y que cuanto más intentemos controlarlo o evitar cualquier de sus propuestas simplemente nos trae sufrimiento. Las palabras que me llevo cada vez que recuerdo ese cuento es ACEPTACIóN y ENTREGA.
La aceptación del devenir de la vida, la aceptación y reconocimiento de las emociones básicas como el miedo, la alegría, el dolor, la rabia y el poder. Tan alejados estamos de ellas que se han transfigurado y hemos llamado miedo a la cobardía, felicidad a la

Próximos eventos

¡No hay eventos!