Sin comentarios aún

El camino hacia la luna

“¿Quieres tocar el mundo invisible, quieres alcanzar el grado más alto de la humanidad y enraizarte en la divinidad? Si es así, tienes que ser muy claro y directo. El camino es muy afilado, no te puedes mover a tu antojo, no hay espacio, tienes que quedarte firme. Si envías un cohete a la luna pero no lo diriges bien, fallas el objetivo. Para alcanzar a Dios tienes que convertirte en alguien absolutamente sincero. Puedes engañar a cualquiera, qué duda cabe, pero jamás podrás engañar a Dios. En el momento, el ego, sólo reacciona, pero esto no es suficiente. Para crecer debes ser activo, convertirte en una fuerza que actúa, que ofrece algo. Aprende esta regla: si das algo, recibes algo. Si te quedas sin hacer nada, esperando a que se reconozcan tus derechos, buena suerte. Empieza a actuar, a descubrir lo que no es auténtico en ti mismo y a modificarlo. La vida te responderá de forma distinta, muy distinta.” 

Burhanuddin Herrmann, “El camello sobre el tejado, Enseñanzas sufíes”, 2006.

 

 

Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)

Publicar un comentario