Tiempo

Tiempo.

Necesito tiempo para recolocar algunas cosas que hace un tiempo ya dominaba pero ahora no. Y como se supone que eso ya lo tenia por la mano, me aparece una voz que me cuestiona, que me dice que cómo es que dudo, cómo es que paro, cómo es que si lo tenía claro ayer hoy vuelve a estar en el aire. No soy de muchos altibajos. Así que esto me pilla de nuevas. Los tiempos están siendo distintos. Es decir, yo voy a otro ritmo. No. No es así. Yo voy a otros ritmos. Meterme prisa, o frustrame por si lo que antes tardaba en hacer una tarde ahora tardo una semana, lo tolero poco. Es una buena intolerancia. Y me lleva a estar un poco mosqueao, la verdad. Así estoy con este tránsito ahora. Hoy en corporal recordaba lo que decís Cristina Dicuzzo: todo son transiciones, todo son tránsitos, y los lugares que creemos fijos, la quietud, las metas, son puro invento para calmar y dar descanso a esta mente nuestra. No lo decía así, pero más o menos.

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)