Sin comentarios aún

La herida que se teme

Tenemos grabada en la memoria una herida que se hizo cuando realmente no pudimos entender ni sostener el dolor que nos producía, cuando éramos niños. Ante ese dolor nos fuimos endureciendo, o aislando, transformando con múltiples estrategias que nos permitieran sobrevivir y estar lo mejor posible. Parte de esa estrategia fue olvidarlo o quizá pasó cuando aún no podíamos tener recuerdos claros.
Fue tan fuerte, y está tan grabado en nuestro inconsciente, que seguimos hoy en día con el mismo aislamiento, las mismas rigideces y hábitos robóticos, como niños heridos temiendo que el dolor nos rebase.
No hace falta que fuera un gran trauma, no hablo de malos padres, sólo del dolor de un niño ante el sentimiento de abandono el primer día de colegio, por ejemplo.
De ahí nace la desconfianza en la vida, su reducción a las miserias y el sufrimiento. Unas miserias que pueden ser bien valoradas por la sociedad, pero miserias al fin y al cabo ya que has reducido la capacidad de ser espontánea a un marco de vida controlado y rutinario.
Pero se puede cambiar

Manuel Cuesta

Manuel Cuesta, terapeuta para adultos, parejas y adolescentes con consulta en Barcelona. Colaborador habitual de Cherif Chalakani en España y Mexico, en trabajos de relaciones parentales y psicoterapia transpersonal; conduce grupos de terapia y talleres, combinando la terapia gestalt con la terapia corporal. Es instructor de meditación budista tibetana, y es colaborador y docente del Espai Gestalt y del Espai TCI. Colaborador tambien en Alas Barcelona, centro dirigido por Andrés Waskman. Si estás interesada/o en solicitar consulta puedes llamar o escribir al 668881268 o bien usando el formulario que encontrarás haciendo click aquí
Manuel Cuesta

Latest posts by Manuel Cuesta (see all)

Publicar un comentario