La culpa

Se dice en terapia gestalt que la culpa es inversamente proporcional a la responsabilidad. Culturalmente quizá la definición más cercana de la culpa es de un sentimiento de deuda impagable (Nietzsche), o un conflicto moral interno (Freud) que lleva a la represión, parálisis y a la angustia, o a la ansiedad y la evitación. En la cultura en la que vivimos el catolicismo ha usado el miedo y la culpa como pesadas losas contra nuestro despertar. Esa culpa es a la que se refería Nietzsche. La que había mamado de su madre. La que le atormentaba, parece. Esa que devora. Alice Miller decía que mucha gente sufre toda su vida por ese opresivo sentimiento de culpa, el sentimiento de no haber vivido a la altura de las expectativas de sus padres y ningún argumento por si sólo puede superar estos sentimientos de culpa, pues estos tienen sus inicios en los períodos más tempranos de la vida, y es por eso que es un sentimiento tan intenso como inconsciente. 

Un paciente empezó a hablar de su madre. Empezó a explicar que se sentía culpable. Como si hubiese hecho algo mal y tuviera que compensarlo todo el tiempo. Siempre estaba atento a lo que ella pudiera necesitar. Llegaba incluso a culparse por estar contento si sentía que su madre había tenido un mal dia. Nada le satisfacía. De pronto le vino una escena a la memoria. Estaba en la pubertad y su madre contaba a unas amigas, que habían venido de visita, como en el parto de su hijo “casi me mata”, dijo, “20 horas me tuvo pariendo. No quería salir!”. Lo decía entre risas. Pero para ese niño la escena fue horripilante. “Sentí que por mi culpa casi mato a mi madre!”. Al recuperar el recuerdo le pudo empezar a poner palabras a un sentimiento de culpa que le entró como una daga hasta el corazón. El trabajo llevó un tiempo, el Hoffman fue clave y quizá sea una de esas cosas que irá reviviendo con frecuencia, pero cada vez menos intenso, cada vez más sentido, cada vez más consciente, cada vez más amoroso. 

En nuestra cultura la culpa es un elemento paralizante, una forma de manipulación que durante tantos años hemos recibido desde muchos ámbitos de nuestra sociedad: desde la religión a la publicidad, o desde nuestros propios padres que, de forma inconsciente, la usan hacia sus hijos como forma de control. Mientras que unos la niegan y reprimen, otros se zambullen en ella. Pero de un modo u otro es no hacerse cargo ni asumir lo acontecido. Incluso aquel paciente hizo un ritual simbólico para asumir lo que hubo y ya. Porque, como decía Miller, hablarlo no es suficiente ya que estas cuestiones suelen darse en edades muy tempranas. Aunque la escena que contó estaba situada en la pubertad, el sentimiento muy probablemente estaba de mucho antes. 

Me llama la atención que en otras culturas la palabra culpa ni tan siquiera tiene traducción. Una forma de ir sanando ese elemento paralizante, es el perdón de nuestros propios actos (C. Rogers), reconocer que hicimos lo que supimos, aceptar la responsabilidad de nuestras acciones y… a lo hecho pecho (C. Naranjo). Las palabras de Guillermo Borja de que la culpa es una actitud infantil frente a nuestras propias acciones me resuena. Vivir en la culpa es como un niño que no quiere crecer, que fantasea en que si asume lo ocurrido se muere, o quizá porque no es capaz de poner un límite donde anticipa que la relación con ese otro cambiará y perderá la promesa que algún día se dará lo que nunca se dio. Para sanar la culpa, al igual que el perdón también ayuda la desesperanza. Mientras que la tradición judeocristiana sigue imponiendo un juez externo, la gestalt y la psicología humanista ponen a uno mismo en el centro: asumir las consecuencias de tus actos, no sólo es sanador, sino parte clave en el camino a la madurez. 

Pero la culpa, en su justa medida, puede ser un termostato, una ayuda para calibrar nuestros actos, en comunión con la empatía. En mi caso la culpa me era desconocida. Al poder contactar con ella vi que me servía para regularme. Sentirme culpable por haber hecho daño a alguien me permitía conectar con el dolor de haber dañado, con la compasión.

 

Imagen: Francis Bacon. Autorretrato. 1984

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)