Hacia el Encuentro

La realidad no se define. Los intentos por definirla son siempre complejos y nunca tienen un único abordaje. Leí de Jodorowsky que la Verdad no puede ser comprendida por una única mente. Cherif insiste en que hay una mente pequeña y una mente grande, la mente pequeña se ocupa del pasado de lo conocido, de los patrones de siempre; es la que está llena de etiquetas y que cree o quiere saberlo todo. La mente grande es indescriptible pero puede experimentarse con claridad y aporta una profunda calma y de dicha. Sogyal Rimpoche lo llamaba mente ordinaria y mente extraordinaria. La mente ordinaria está girada hacia afuera, hacia los fenómenos;  mientras la extraordinaria es una mente que gira hacia uno mismo. Es el principio del Encuentro, y el primer paso para reconocer nuestra budeidad. 

Que las pistas hacia una comprensión mayor de uno no se conviertan en etiquetas. Solo son pisadas del camino. Ningún fin en sí mismo.

Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)