Fake Freud

Sin haberla visto copio una crítica de Javier Arenas a “Freud”, la serie reciente de Netflix.

Dice Javier:

“Uno se pregunta inevitablemente por qué esa inquina difamadora hacia Freud. Porque una cosa es criticar o rechazar sus ideas con mejores o peores argumentos y otra bien distinta es atentar directamente contra la persona, que resulta más bien un personaje de ficción de tramas tendenciosas cuando no zafias y ridículas como es el caso de la serie.

Hay que decir que los vientos soplan a favor de esa corriente ladina y chusca. Son tiempos fake. Lo fake es tendencia, trending topic, pan nuestro de cada día, mentira y mierda.

Dan ganas de callarse, salir del ágora donde la palabra es ruido y retirarse al jardín donde la palabra es amiga de los amigos queridos, del buen vino y del silencio. Esto del confinamiento, zoom mediante, es una ocasión privilegiada para ir ejercitando un epicureismo estoico y doméstico que no vendrá nada mal para afrontar la tenebrosa postormenta que se avecina.” 

En lo poco que llevo estudiando la dimensión del trabajo de Freud (y después Lacan como traductor/intérprete/afinador) me parece uno de los mayores hallazgos del s.XX. Y quizá por eso, precisamente, es denostado. Muy dificil de aceptar para quien quiere pasar por la carrera sin tocar su propia historia que venga este señor a hablarle de sus temas pendientes con mamá y con papá. La psicología institucionalizada sigue esforzándose en mantener distancia con el proceso personal, y quien acaba pagando el pato será siempre el paciente. 

Dice Javier que son tiempos donde lo cool es fake. A Ferran Lugo hace años que le escucho decir que la terapia es la resistencia. 

Pero vale la pena leerlo todo el artículo y el comentario de Albert Rams:
https://javierarenasplanelles.blogspot.com/2020/04/fake-freud.html

Últimas entradas de Ana Domingo (ver todo)