Sin comentarios aún

Con cada comparación te agredes

Igual que no deseas las carencias de las otras personas, no desees tampoco sus virtudes. Busca las tuyas propias. Cada ser es único y maravilloso. La comparación, por bien intencionada que sea, es como dejar de regar tu jardín para ver como lo hace el vecino: te marchitas.

Manuel Cuesta Duarte
Últimas entradas de Manuel Cuesta Duarte (ver todo)

Publicar un comentario