Manuel Cuesta Duarte

Manuel Cuesta Duarte, terapeuta
Manuel Cuesta Duarte, terapeuta

 

Servicios

  • Terapia individual y de pareja
  • Terapia para adultos y adolescentes
  • Terapia de grupo
  • Grupos de meditación
  • Consulta en Barcelona
  • Consulta vía Skype

 

Quién soy

Soy Manuel Cuesta Duarte, así, con los dos apellidos. Pues es una forma simbólica de integrar mi familia materna y paterna, nacido en Barcelona y con raíces Aragonesas, Madrileñas y Manchegas. Pues como dice un dicho de los indios del norte de América “quien no abraza su pasado no tiene futuro”. Nuestro pasado, nuestra historia es nuestro legado, nuestro patrimonio, y también es en muchos sentidos nuestra cárcel, cuando no se supera, no se sana, no se transforma o no somos capaces de ponerlo a nuestro servicio, y al servicio del presente, del momento. Los miedos, la rigidez de nuestra forma de actuar, da buena fe de ello.

No soy psicólogo, soy terapeuta. Formado en psicología transpersonal, integrativa y de los eneatipos por el Doctor Claudio Naranjo en el programa SAT, que integro junto con la terapia gestalt, la terapia Corporal Integrativa y meditación budista tibetana para abarcar de forma profunda y directa conflictos y situaciones personales o de pareja. Alumno de Cherif Chalakani, destacado terapeuta transpersonal y de la terapia psicocorporal, a quien considero amigo y mentor. Con él trabajo en España y Mexico en el trabajo entorno a las emociones prenatales (aquellos microtraumas acontecidos entorno a la concepción, embarazo y parto y cómo estos afectan a nuestra personalidad) y en las relaciones parentales (atendiendo a las situaciones de conflicto, carencias o traumas inconscientes en las relaciones paterno-filiales).  Coordinador de la formación en Terapia Gestalt de Tarragona y con consulta individual en Barcelona.

Hace más de 10 años que empecé a trabajar en el mundo de la psicoterapia personal, primero como paciente y posteriormente añadiendo la vertiente profesional (pues uno, que se dedique a esto de acompañar a personas, nunca deja de ser paciente). Creo con firmeza que un terapeuta necesita realizar su propio proceso personal de crecimiento a fin de poder empatizar de forma profunda con sus pacientes. El cambio es posible, empieza con una única decisión: dejarse ayudar.
 

Qué hago

Como terapeuta acompaño a mis pacientes en la resolución de sus conflictos. Estos son, por ejemplo: conflictos emocionales, complejos, inseguridades, conflictos de pareja, sexuales, duelo, etc.

Además el trabajo psicoterapéutico permite un crecimiento personal del paciente, mejorando aspectos de su carácter y percepción de su entorno, etc. Esos conflictos también pueden expresarse físicamente. Es lo que llamamos en psicología “somatizaciones”. Puesto que todos somos cuerpo y mente, también realizo, como parte de mi terapia, un trabajo con el cuerpo que permite actuar sobre dolencias crónicas, comprenderlas y sanarlas.